8.10.08


Tiempos apocalípticos, tiempos de Carrió

Por Beto Espingo

Si todo se desmorona, Elisa Carrió se siente a sus anchas, porque el caos ratifica sus predicciones de que todo se va a la mierda. Todavía atontada por el desplante que le hicieron los oligarcas del campo en el acto del Monumento a los Españoles, en su giro loco hacia la derecha bostera, la líder del ARI declaró a este cronista: "Yo ya lo dije en mi encíclica 'Con Telpuk y Cristina se hunde la Argentina': las medidas económicas de este gobierno sólo instigan a que el agio y la corruptela terminen con la devidización del país. No se puede andar por la vida ignorando la realidad internacional que, según me explica Adolfito Prat Gay, es un quilombo... hemos perdido la oportunidad histórica de una época de bonanza que no se va a repetir." Y terminó con una de sus infaltables parábolas: "La sequía es una señal del Supremo, cada vaca muerta un testimonio del fracaso y un asado menos. Se viene el tsunami, por suerte hay sol."
Recojo estas palabras sin entender mucho, los lectores sabran comprender.

4 comentarios:

escriba dijo...

¡Parábolasssss !!

Anónimo dijo...

sssssssshhhhhhh
despacito, algunas parabolas hay que hacer silenciosas.
Abrazo
Erik

eliana dijo...

Me voté a mi misma, soy lo menos?

Yo creo que Lilita está contenta porque nadie la mira y puede comer tranquila, pobre mujer.

pipiquiel dijo...

La vuelta de la vaca loca!!!!!!!!!

Búsqueda personalizada