18.4.08



Cálices raros

Apostillas de viaje

De paseo por NY, el Papa Benedicto XVI, se detuvo a comprar un juego de cálices griegos. A la hora de llevar su compra -acompañado de su amanuence- fue consultado acerca de la forma de envolver las preciadas reliquias: "Nos los llevamos puestos", afirmó sin un ápice de duda.

8 comentarios:

La matan"c"era dijo...

Su inventiva y esa tarde de sopor en su casa lo llevan por los caminos más extraños don ortiba.
Ahora digame? que le agarró? una cruzada antiautoridades eclesiásticas? ja,ja,ja.
Lo que observé es que ninguno de sus cronistas quiso firmar esta apostilla.
Saludo uno, saludo dos.

eliana dijo...

Quedan regios con un par de ostias. Los pendejos que toman la comunión, chochos.

Juanedu dijo...

Hay que ser muy guapo y muy creyente para chuparse ese cáliz.

Anónimo dijo...

AAAAfila no es tan creyente y se chupa ese cáliz con gusto...

Ruso

Anónimo dijo...

AAAAfila no es tan creyente y se chupa ese cáliz con gusto...

Ruso

monaguillo dijo...

quien no se chupó ese caliz alguna vez???

Polo dijo...

flaco te agrege a mi blog que estoy inagurando... www.lagranplaza.blogspot.com

Muy bueno lo tuyo suerte.

Anónimo dijo...

Vamos despacito con las caliz. Se las puede fumar también?
Abrazo
Erik

Búsqueda personalizada